Mujeres k Bailan – Mujer Salvaje

Bailar la Mujer Salvaje es rescatar lo cíclico, lo natural, lo intuitivo. Es entrar en el pasado sin tiempo y poder descansar en los brazos de bellas ancianas. Es criar nuestro camino apoyándonos en un femenino construido durante siglos, en un femenino poderoso, libre y sabio. Es pisar la tierra, vibrar con el fuego y volar con el aire.

Bailar la Mujer Salvaje es estar conectada con su ciclo menstrual, con su sexualidad, con su momento divino y cotidiano.

Bailar la Mujer Salvaje es encontrar en cada una, en su movimiento, en su pausa, en su SER la seguridad de un camino.

mujeres-que-bailan-mujer-salvaje

Venga Bailar con Mujeres k Bailan.. nuestro círculo de mujeres que bailan.

Un espacio femenino de música, conciencia corporal y movimiento. En este taller nos encontramos en femenino plural, somos mujeres de distintas edades, pero que se unen en la vivencia de redescubrir a una misma en movimiento, de aceptar nuestros límites y posibilidades y ser en el cuerpo, en la danza, en el proceso constante de transformación.

Se utiliza técnicas de la Danza Terapia, de Bailes Circulares, de la Danza Oriental, del Ciclo Femenino. Bailamos el Ser Mujeres hoy. Bailamos el ser Madre, Hija y Amante. Bailamos nuestras luces y nuestras sombras, las certezas y las dudas, el Estar y el no Estar.

Conectamos con nuestro cuerpo y sus necesidades. Nos regalamos estos pequeños momentos en una construcción continua de lo que somos y deseamos ser.

Formato:

6 encuentros – de setiembre a diciembre

  1. Soy Árbol / Mi historia Corporal – yo soy mi cuerpo y con él me relaciono con el mundo. (24 sept.)
  2. Centros de energía y Danza Oriental – soy cuerpo y sentimiento. Soy materia y energía.(8 oct.)
  3. Mujer cíclica/ Mujer Salvaje – conexión con la naturaleza, con los ciclos, con la sexualidad. (22 oct.)
  4. Bailar mi luz/ Bailar mi sombra – el equilibrio en la danza. (5 nov. )
  5. Mi cuerpo/ mi danza/ mi camino. (19 nov. )
  6. Ritual de finalización del trabajo. (10 dic. )

Inscripciones o información: danzaconsalud@gmail.com/ 654 163 569

mujeres-que-bailan-general

Mujer Cíclica/ Mujer Salvaje 

Sábado, 22 de Oct de 10:30 a 12:30 en Kinema – C. Ortíz de Zúñigua 10

El Arquetipo de l aMujer Salvaje

El arquetipo de la Mujer Salvaje fue acuñado por la psicoanalista Jungiana Clarisa Pinkola Estés en su extraordinario libro Mujeres que corren con lobos (1992). Representa lo intuitivo, lo sexual, lo cíclico, las diferentes etapas de la mujer, su sabiduría, su fuego creador. “Salvaje” significa vivir una existencia natural, con una integridad innata y unos límites saludables.

El arquetipo de la Mujer Salvaje personifica la fuerza que sostiene a las mujeres, la naturaleza sabia, inteligente, visceral. Una fuerza que engendra todas las facetas importantes de la feminidad. El arquetipo proporciona el impulso para que las mujeres recuerden quienes son y lo que se proponen. Si le damos un nombre podemos crear un ámbito de pensamiento y sentimiento en nuestro interior y lo iremos integrando.

La propuesta es recobrar la psique instintiva natural y la naturaleza femenina más profunda: la mujer creativa, intuitiva, con talento. Recuperar las formas naturales psíquicas para conducir a las mujeres hacia el conocimiento profundo de sí mismas, el sendero del yo instintivo y salvaje. Algunas mujeres lo perciben cuando están embarazadas o dan de mamar. Otras veces son experiencias fugaces que se producen tanto a través de la belleza como de la pérdida que nos desnudan y nos tocan hondamente. Cuando se descubre esa fuerza, ese poder, se lucha para conservarlo pues es la esencia de la vida creativa y la salud.

La comprensión de la naturaleza de la Mujer Salvaje es una práctica: la del conocimiento del alma de la mujer. Sin ella, las mujeres pierden su equilibrio espiritual, olvidan el sentido de su vida y se aferran cuando sería mejor soltar. Sin ella, toman demasiado o demasiado poco, o nada en absoluto. Es el corazón espiritual de la mujer. Cuando perdemos el contacto con la psique instintiva llegamos a destruirnos. Cuando la mujer se aparta de su fuente queda esterilizada, pierde sus instintos y sus ciclos vitales naturales.(…)

Texto original © Ascensión Belart.

Anuncios