El sueño del bebé

Cuando hablamos del sueño del bebé nos encontramos con dos ejemplos extremos, las familias que relatan que no se han enterado que tenían un bebé, que su hijo ha dormido toda la noche des del minuto cero, y otras que enloquecidas relatan noches sin dormir, desesperación, y búsquedas de métodos que les ayuden.

Antes de empezar a tratar el tema creo importante aclarar algunos puntos anteriores: Primero, ¿Cuál es el problema real? ¿Es el sueño del bebé o somos nosotras? No me entiendan mal, la pregunta no viene relativizar el problema. Cómo madre he vivido etapas muy duras y es real la desesperación y el cansancio de madres con meses sin dormir… Es real, dramático y puede llevar a depresión y mucho sufrimiento. Pero el abordaje de la resolución del problema es distinto cuando lo encuadramos de distintas formas. Así con sinceridad les vuelvo a preguntar: ¿Cree que tú bebe tiene un problema por no dormir 8 horas seguidas?

Algunas informaciones sobre el sueño del bebé

• Las necesidades de sueño y vigilia de un recién nascido no vienen incorporadas a un reloj. Ellos nascen con un ritmo construido anteriormente, al inicio no distinguen si es día o de noche, y es muy personal la relación de cada uno con el ruido o la luz.
• Es muy importante saber que tu bebé es único y que la relación que establece con él es muy especial. Todo lo que hablamos los especialistas, los amigos o la familia, pueden servirte cómo ideas, pero solo tú puede saber realmente lo que pasa con tu bebé.
• Dormir toda la noche ni siempre es señal de salud. Hay bebés que duermen toda la noche y que están bien, ganan peso y son felices; pero también hay pequeños que duermen toda la noche, no ganan peso y son bebés infelices, que no se comunican y sufren un riesgo inmenso de enfermar.
• Que haya bebés que pueden dormir 8 horas des de muy temprano, no significa que realmente no despierten, el sueño de un bebé de 0 a 9 meses es muy inconstante, se despiertan muchas veces, el tema es que hay bebés que logran volver a dormir solos y otros que piden un acompañamiento en este proceso.
• Que tu bebé se despierte, pida el pecho, el acercamiento, tu compañía no quiere decir que esté cambiando el día por la noche, es importante recordar que en los primeros meses de vida los bebés tienen la necesidad constante de protección, hace parte de su instinto para sobrevivir.
• Gracias a nuestra evolución como humanos hemos cambiado nuestra posición de estar, la marcha bípeda nos llevó consecuentemente al estrechamiento de la pelvis, por lo tanto una mujer no podría parir un bebé de mayor tamaño y es por esto que nuestra especie nace prematuramente y nuestros bebés no nascen con capacidad de ser autónomos. Parte del desarrollo físico, emocional y cerebral pasa después del nacimiento, por esto hay muchas teorías que hablan de la extero gestación, o sea, este período de gestación externa, en lo cual el bebé depende totalmente de nosotros para sobrevivir.
• La regulación del bebé va depender de la proximidad con el adulto, con su figura de protección, el bebé , como una pequeña esponjita que es, va regularse de esta información que recibe todo el tiempo, sus funciones cardiovasculares, el sueño, la función inmune, las hormonas, las nociones de placer y desplacer va depender de esta proximidad. Que tu bebé busque esta proximidad por la noche es señal de salud.
• Si lo miramos con perspectiva lo vemos que el bebé ha estado 8 o 9 meses haciendo parte de nosotras, que no éramos dos seres conectados y sí éramos un único ser complejo, que de un momento al otro se ha separado. El bebé no nasce con capacidad de entender que él y su mamá ya no son uno, y lo que pide es la sensación de apego, de estar completo.

Bueno, mi objetivo con estos puntos es dar una mirada distinta sobre el problema de los bebés que no duermen…, ya que no es verdad que un bebé tenga que dormir 8 horas seguidas para ser saludable. Ahora esto no quita el problema real, que es:

¿Y nosotras? ¿Cómo suplir la necesidad de descanso?

Es aquí que entramos en el problema, pues para la mayoría de las mamás el proceso de acomodación al tener un bebé, la regulación del pecho, los cambios en la familia, sea el primer o el segundo hijo, las tareas doméstica, el trabajo, todo esto va influir de manera definitiva en su estado de ánimo y en su descanso. Pensar que con un bebé que nos necesita día y de noche podemos seguir con el mismo ritmo de vida que llevábamos antes es una locura.

Es importante que la sociedad finalmente entienda que en el puerperio (período que va del nacimiento del bebé hasta su rumo a la autonomía) las mujeres necesitan comprensión, apoyo y respecto. Apoyo en las tareas cotidianas, en el sostener el espacio doméstico, comprensión en sus necesidades, con sus dudas y emociones, respecto con la inmensa tarea que llevan a cabo y con los limites que establecen.

La sociedad está todo el tiempo cobrándonos, al mismo tiempo que nos dicen que tenemos que ser super madres, también nos exigen que seamos excelentes profesionales, amantes apasionadas y compañeras comprensivas. Lo que es imposible, y lo único que logra es llevarnos a estados de desesperación, incomprensión y dolor.

Así, que el primer paso para poder salir de este escenario es entender que aún que tengamos la fuerza de una diosa, seguimos siendo humanas y como tales buscar apoyos en nuestro entorno:

• Saber que no estás sola, que muchísimas mujeres pasan por esto, que hay grupos de apoyos y personas dispuestas a comprenderte y apoyarte,
• Cuidar tu alimentación, la nutrición física y emocional,
• Respectar el tiempo de descanso durante el día, obedecer la regla de: “si el bebé duerme, duerme la madre”,
• Derivar responsabilidades y centrarte en lo que es para ti ahora la prioridad, teniendo siempre en miente que las necesidades de tu bebé son las tuyas, el cuidado, el descanso, la conexión.

3c0330ccd97da7294971ae137cf2e59c

En este marco más general de organización del cotidiano, también puede pensar en maneras para acompañar mejor el sueño de tu bebé, ahí van algunas ideas:

• La cama compartida, o colecho (siempre siguiendo las medidas de seguridad) puede ser una buena manera para estar cerca, y suplir las necesidades del bebé sin tener que alterar tanto tu ciclo de sueño.
• Durante las tres o cuatro primeras semanas, puedes envolver al bebé apretadito con una mantita para que se sienta más cómodo y seguro.
• Las rutinas de ir a dormir pueden servir para que ambos se tranquilicen y que poco a poco ayude a tu bebé a preparase para el dormir. Por ejemplo, hacia la misma hora cada tarde, dale un baño, léele un libro, dale de comer, cántale una canción.
• Diferenciar las siestas de durante el día del sueño nocturno.
• Aprender a identificar cuando el bebe está haciendo sonidos relativos al sueño y no te necesita, de cuando realmente te está llamando. Los sonidos al dormir hacen parte del sueño y no necesariamente necesitan ser interrumpidos.

También se puede buscar métodos más estructurados para apoyarte en este camino, siempre teniendo en cuenta los aspectos más generales nombrados anteriormente.

Hoy en día entre las miles de variables en los métodos reconocidos científicamente hay como dos grandes grupos: los que defienden el apego y una crianza con respecto; y los que alegan la construcción de la autonomía del bebé. No quisiera entrar demasiado en explicar estos métodos, pero sí me parece importante como psicóloga y madre reforzar los aspectos psicológicos de la relación madre/bebé, y apuntar para los peligros de romper esta conexión y criar un bebé que su punto de partida, su cimiento para todas sus relaciones sea la falta de afecto, la falta de protección, la experiencia del abandono absoluto. Y remarco este tema, pues lo que para nosotros son 5 minutos de llanto, para un bebé que aún no entiende el mundo, que no tiene el córtex superior desarrollado, que no media sus sentimientos, y que lo único que tiene es la seguridad que esta el peligro de muerte, puede ser una experiencia que le marque para el resto de su vida, que lo lleva tatuado en su inconsciente y que sin que lo quiera sea su referencia de afecto.

Métodos

“Dejarlo llorar”
Estos métodos para enseñar a dormir dicen que está bien dejar a tu bebé llorar en la cuna, pero no abogan por dejar llorar a un niño indefinidamente. Típicamente sugieren acostar al niño cuando aún está despierto y permitir que llore durante breves periodos de tiempo, contigo entrando a intervalos para calmarlo, pero sin cargarlo en brazos.

“Dormir sin llanto”
Los métodos para enseñar a dormir sin llanto defienden un acercamiento más gradual, con papá o mamá ofreciendo consuelo inmediato cuando el niño llora. El pediatra William Sears, autor de The Baby Book (El Libro del bebé), es el defensor más conocido de este método en Estados Unidos.

El método del Dr. William Sears
Pediatra y autor de Tu hijo dormirá… y tú también: cómo ayudar a tu bebé dormir plácidamente toda la noche (The Baby Sleep Book)
El método de Elizabeth Pantley
Educadora de padres y autora de El sueño del bebé sin lágrimas (The No-Cry Sleep Solution)

Cibeli luz- Psicóloga y Danzaterapeuta

danzaconsalud@gmail.com / 654 163 569

Cibeli Luz
Psicóloga, Pos Graduada en Danza Terapia (UAB- Barcelona), Especialista en Psicología Social (UAB), Pos graduada en Psicología Clínica (PUC) . Con experiencia el trabajo clínico, terapeuta infantil y cofundadora de Gestando con Amor “grupo de acompañamiento al embarazo consciente” y Criando con amor “grupo de crianza con respecto”. Actúa en las áreas de género, educación, cuerpo/danza. Profesora de Danza Creativa para niños y niñas; Danza en Familia; Danza para Embarazadas y Danza Materna.

el sueno